miércoles, 21 de marzo de 2012

Los Orígenes del Islamismo

El Profeta Mahoma

Al igual que otras grandes religiones, el Islam está dividido. Tras la muerte de Mahoma, se originó un cisma político entre la ortodoxia (Sunní), represntada por el 90% de los musulmanes, y la heterodoxia (Shií), una minoría predominante en Irán, Líbano y el sur de Irak. Los Shiíes argumentan que Alí, primo y yerno de Mahoma, era el suscesor legítimo y califa tras la muerte del profeta. Los Shiíes también consideran que el Corán debe interpretarse a la luz de los cambios que suceden en el mundo.


Tras la muerte de Mahoma, el Islam inició su gran expansión, superando las fronteras de Arabia para conquistar el Imperio Persa, gran parte del Imperio Bizantino y extendió su fe por el norte de África, España, Oriente Medio y orillas del río Indo. Desde estos lugares se introdujo en Malasia, Indonesia, Singapur y Filipinas.

Desde entonces, la expansión del Islam ha significado una lucha continua, primero contra los mongoles, luego contra los cruzados cristianos y mas recientemente contra los imperios europeos. Fue a comienzos de los años sesenta cuando predominó un gran número de estados independientes islámicos; aunque la ideología islamista nació a principios del siglo XX, como reacción a Occidente y a Mustafá Kemal Atatürk, padre de los turcos no árabes, quien tras la derrota del Imperio Otomano, había fundado la República Laica de Turquía, suprimiendo los califatos.

Así, nacieron en el mundo los grupos islamistas; siendo el primero de ellos los Hermanos Musulmanes, que reclamaba en Egipto una Constitución basada en el Corán. Gamal Abdel Nasser (1.918-1.970), presidente de Egipto entre 1.954 y 1.970, se convirtió en un enemigo del Islamismo por sus posturas nacionalistas de corte laico. Sin embargo, el avance del Islamismo se produce en otros países, impulsado por eventos como el triunfo de la Revolución del Clero Shií en Irán. Así nació el principal caldo de cultivo del Islamismo. A partir de Jomeini los musulmanes viven un redescubrimiento de sus raíces espirituales y una reafirmación del poder político del Islam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario